jueves, abril 20, 2006

Haciendo que el socialismo funcione

¿PUEDE SER UN MODELO PARA EUROPA EL ÉXITO ESPAÑOL?”
(Newsweek International, EEUU)

“Es posible que la España de Zapatero haya encontrado el secreto para equilibrar un alto crecimiento económico y la armonía social”.

(...) Poco después de que José Luis Rodríguez Zapatero se convirtiese en el presidente del Gobierno español, su principal asesor en asuntos económicos efectuó un pequeño experimento de escuela de Economía. Salid y fundad una empresa, les dijo Miguel Sebastián a un puñado de ayudantes. (...) rápidamente quedaron empantanados en la burocracia que atrapa a la mayoría de empresas que comienzan y tratan de contratar (y, de ser necesario, despedir) empleados en una de los mercados laborales de Europa menos favorables a las empresas. “Era tan complicado que renunciaron”, dice Sebastián, antes economista jefe del segundo banco español. “El presidente quedó horrorizado”.
Para el joven líder español, sólo tiene 43 años, fue el primero de muchos momentos trascendentes. Esta semana hace dos años de la llegada de Zapatero al poder, tras los infames atentados en Madrid, como un izquierdista resuelto a reformar el rígido y sumamente conservador paisaje social español. Sin embargo, reconoció rápidamente un hecho fundamental de la vida política: si iba a transformar con su mano izquierda la sociedad española, tendría que manejar la economía con la derecha.
Lo ha hecho con tan tranquila destreza que muchos españoles –y desde luego el resto de Europa- apenas lo han percibido. Los países vecinos, Francia e Italia en particular, harían bien comenzando a prestar atención. Con sus elites políticas paralizadas y sus poblaciones aterrorizadas ante la perspectiva de duras reformas, las potencias tradicionales de Europa no ven una tercera vía entre sus insostenibles sistemas de bienestar social y el llamado capitalismo anglosajón. Puede que Zapatero haya encontrado precisamente eso: en sólo dos años ha conseguido el primer presupuesto español con superávit en dos décadas. En ese periodo, el paro ha bajado del 12 al 8,7%. Habiendo creado el 60% de todos los nuevos puestos de trabajo del año pasado en la Unión Europea, se prevé un crecimiento de la economía española del 3,3% en 2006, algo impresionante para los estándares europeos.
Zapatero ha logrado esta proeza en gran parte por haber seguido los pasos de su predecesor conservador José María Aznar de adoptar reformas presupuestarias drásticas y añadir sus propios recortes fiscales e incentivos a las empresas. No obstante, ha mantenido el apoyo de la izquierda con reformas sociales igual de sorprendentes. La mitad de sus ministros son mujeres. Nuevas leyes reprimen la violencia doméstica y promueven la igualdad de ingresos salariales. Los hombres y mujeres homosexuales no sólo pueden casarse, sino también adoptar niños. Se han hecho más sencillos los trámites de divorcio; la educación obligatoria de la religión en los colegios públicos es cosa del pasado. Fumar en espacios públicos está restringido y se ha concedido amnistía a centenares de miles de inmigrantes ilegales.(...)
Los éxitos de Zapatero son aún más notables por el hecho de que eran tan inesperados. Según las previsiones, iba a perder contra el sucesor electo de Aznar, Mariano Rajoy, en las elecciones de 2004; pero luego llegaron los atentados en Madrid del 11 de marzo, y el empeño del Gobierno de engañar para echar la culpa a terroristas vascos cuando las evidencias apuntaban en realidad a Al Qaeda. Tres días después, airados votantes dieron la espalda al Partido Popular de Aznar en las elecciones y auparon a los socialistas de Zapatero al poder. (...).
(...) El nuevo dirigente español ha seguido inteligentemente el ejemplo de otro socialdemócrata apodado en su día “Bambi” por su supuestas inexperiencia e ingenuidad: Tony Blair. Como él, que en 1997 comenzó como primer ministro adoptando 18 años de reformas económicas thatcheristas, Zapatero se percató rápidamente de que sólo podría vender medidas sociales con un trasfondo de fuerte crecimiento.
Esa embriagadora combinación de libertad social y dinamismo económico parece haber dado fuerzas y ánimo a todo el país. Por todo Madrid y Barcelona hay bosques de grúas y esas ciudades se han convertido en paraísos de arquitectura vanguardista. (...), pueblos enteros se están convirtiendo en ciudades en gran parte de la costa mediterránea. España tiene en estos momentos el mayor número de propietarios de viviendas de toda su historia moderna, y, en un país en el que hace menos de una generación el desempleo era superior al 20%, muchas personas ya no tienen miedo a dejar su puesto en busca de uno nuevo. La prosperidad parece cada día más normal, estimulando a los españoles a pedir prestado: deben 4,5 veces más en hipotecas que en 1997 (...)
El propio Zapatero no ve contradicción entre sus programas social y económico (...)y está presto a recordar (...) que el éxito de España no fue puesto en marcha por Aznar, sino por (...) Felipe González, que en los ochenta empezó a privatizar algunas de las 200 empresas públicas del país. Además, Zapatero reconoció hace tiempo la importancia de ganarse a la comunidad empresarial: estuvo cortejando a industriales y financieros punteros bastante antes de que el hundimiento de los conservadores le impulsase al cargo. (...)
Zapatero difícilmente puede descansar. Más de un tercio de los españoles empleados tiene contrato temporal. La inflación es del 4,2%, la más alta en la eurozona. Hay temores de que estalle la burbuja inmobiliaria. Y los tipos de interés en Europa están subiendo lentamente en unos momentos en los que el gasto de los consumidores y el crecimiento inmobiliario (...) están siendo más lentos. Según el Instituto Nacional de Estadística, el 54% de los hogares españoles dice tener problemas para llegar a fin de mes.
(...) el nuevo Gobierno está preparando un montón de medidas para mantener el ímpetu, comenzando en el campo de la legislación laboral. En cuestión de días o semanas, Zapatero prevé anunciar reformas acordadas (...) con sindicatos y patronal. (Los patronos recurren a contratos laborales a corto plazo porque ahora es complicado y caro despedir trabajadores). (...)
Guiado Sebastián y el ministro de Economía, Pedro Solbes, que tampoco es miembro del partido, el Gobierno introducirá en breve un recorte fiscal. (...) Quizá el más ambicioso es el Programa gubernamental Nacional de Reforma (...) destinado a abordar los puntos flacos de la economía española duplicando el bajo gasto en I+D, fortaleciendo el anémico sector de las tecnologías de la información y creando fondos gubernamentales especiales para alentar a los capitalistas privados en campos de vanguardia.
(...) Ninguno de esos cambios son revolucionarios. (...)El pasado mes el Fondo Monetario Internacional alabó “la notable actuación” de la economía española, pero advirtió de que el crecimiento es “cada vez más desequilibrado”, resultado de un excesivo gasto doméstico (...) y un déficit en la cuenta corriente externa de más del 7,5% del PIB. (...) Sólo Estados Unidos tiene un déficit mayor que España.
Irónicamente, puede que el resto del mandato de Zapatero no se juzgue por sus reformas sociales ni su gestión económica. El pasado mes, tras conversaciones entre bambalinas con el Gobierno, el grupo separatista vasco ETA declaro “un alto el fuego permanente”, acabando aparentemente con 38 años de lucha. El terror llevó a Zapatero al cargo. Si se mantiene el alto el fuego –y las perspectivas son alentadoras- puede ahora afianzar su posición.
(...) Con el auge económico, el paisaje social en transformación y el terrorismo decayendo, hasta sus detractores pueden mirar hacia los próximos años con una confianza y un optimismo infrecuentes en otros lugares de Europa.

3 comentarios:

Zuriñe Vázquez dijo...

Iba a realizar la traducción de este artículo, pero al final se me acabó la revista en el quiosco. Me alegro que lo hayas hecho tú. Un buen artículo como todos los de estas revistas, que no veo parangón en España. Que ocurre que nadie edita un estilo de periodismo como el que se da en Newsweek, Time, Le Figaro Magazine... aquí solo se encuentra discursos de derechas en revistas aburridas que lleva a la gente a comprar, al final, las del corazón. Desde luego tiene el periodismo español tiene mucho que mirar en el "guiri", sólo unas noticias van haciendo algo por la inteligencia del espectador, las de Cuatro, que se están colocando en un buen nivel. Saludos

Àlex Masllorens dijo...

Como casi siempre, estoy de acuerdo con lo que has escrito. Y aprovecho para volver a decirte que me encanta tu Mosaico de inquietudes y quietudes.

Anónimo dijo...

Your site is on top of my favourites - Great work I like it.
»