jueves, junio 09, 2016

Apunts sobre la crisi dels refugiats (o hauríem de dir crisi d'Europa?)


El tracte que estem donant als refugiats que fugen d’una guerra cruel ens enfronta als nostres fantasmes. És un mirall perfecte que reflecteix els pitjors defectes i els mals que amenacen les societats occidentals i el futur d’Europa. Potser Valle-Inclán hauria fet referència en aquesta hora tan trista als miralls del Callejón del Gato, que retornaven una imatge deformada i grotesca de la realitat, esperpèntica.

1 Alguns valors “occidentals” que donàvem per plenament consolidats no ho estaven tant. Principalment, l’edifici bastit sobre la Declaració Universal de Drets Humans, que es veu que quan convé no ha de ser tan universal. Després de molts anys de sentir que els immigrants nouvinguts no podien pretendre que canviéssim els nostres sacrosants valors per emmotllar-los a la seva visió restrictiva (per exemple, amb el tracte a la dona), ara resulta que som nosaltres mateixos els qui en fem una burda “adaptació” o directament ens els saltem a la brava; just quan tocava justament haver aplicat el dret i els principis en benefici d’una població que fuig de la dictadura i la guerra.

2 La tants cops injuriada “dama de ferro” alemanya (democristiana) ha estat en la pràctica l’única dirigent europea capaç de defensar una ètica política amb valors. Al seu davant, la resta del seu propi partit i la socialdemocràcia del vell continent han fet aigües per tot arreu, renunciant a tot allò que havien defensat i proclamat i que donava sentit a la seva existència. El creixement de certs populismes xenòfobs i, més enllà i molt més perillosament, de l’extrema dreta als països amb democràcies més consolidades, és una conseqüència nefasta d’una manca de conviccions que pagarem molt cara.

3 Revivim el rapte d’Europa: el següent pas és, inevitablement, la consolidació de les tesis aïllacionistes. El Brexit, en cas de produir-se, donaria ales a les forces populistes i feixistes del centre, l’est i el nord d’Europa. Hem passat de bastir murs mentals a construir-los físicament per protegir-nos dels refugiats. La visió des d’aquest cantó de la barrera és que els refugiats queden fora del paradís, però una altra lectura possible seria que Europa s’ha aïllat del món després d’haver aixecat els murs de la seva pròpia presó. Paradoxalment, a l’estat espanyol i en altres països del Sud, l’antieuropeisme es desenvolupa en el sentit invers, com a conseqüència i en resposta a la manca de polítiques socials. 

4 Una bona part del gihadisme que posa bombes i atenta contra la democràcia surt del cor del vell continent. És el fracàs (anunciat) de les polítiques segregacionistes aplicades durant dècades a molts països i de la manca de convicció en la defensa de polítiques socials i d’integració (especialment a la GB del brexit). Però també, simultàniament i a l’altre extrem, fruït d’un excés de tolerància davant certes actituds inadmissibles (especialment amb el tracte a la dona) i l’acceptació tàcita o legal de costums i pràctiques que no casaven amb la democràcia ni els drets humans.


i 5 (potser el més trist) Constatació que darrere de certs focs d’artifici del progressisme oficial i oficiós, que es posiciona inequívocament a favor dels drets humans i dels valors progressistes i l’ètica de la solidaritat, no hi ha gaire cosa més que la impotència a l’hora d’aconseguir canvis polítics i econòmics profunds. L’esquerra clama en el desert, però ha perdut l’hegemonia en el terreny de les idees. Ja no té el control real per fer Política amb majúscules, la que podria transformar a fons la vida de les persones més febles. Mentre la indústria armamentística i els grans conglomerats econòmico-financers imposen el seu joc i els seus interessos espuris, la majoria continua vivint una existència aparentment tranquil·la (“divertint-nos fins a morir”), jugant amb la Wii i els mòbils, empassant-se la teleporqueria i la premsa groga. Al final, el que està clar és que l’opinió pública d’Europa no ha frenat la deriva autoritària i insolidària dels seus governants perquè o ja hi estava d’acord o simplement no es veu capaç de controlar ni els governs ni els poders fàctics (I aleshores, caldria preguntar-se: ¿I aquí qui mana?) 

(article que publico a la revista L'Agulla de juny/juliol 2016)

lunes, junio 06, 2016

Conducta irresponsable


Las elecciones son, como dice el tópico, la gran fiesta de la democracia. Pero que los partidos opten por llevarnos de nuevo a unos comicios a menos de seis meses de haberse celebrado los anteriores no es una doble fiesta, sino la expresión de un gran fracaso.

Justificarlo aduciendo que en medio año muchos ciudadanos pueden haber cambiado de opinión obligaría a reconocer que eso puede ocurrir siempre (y de hecho ocurre). Que las elecciones sean cada cuatro, cinco o siete años (como pasaba hasta hace poco con las presidenciales francesas) es una opción siempre discutible, pero una vez realizadas el resultado es una instantánea, el reflejo de un momento único e irrepetible que podía haber sido distinto en otras circunstancias. Lo vimos claramente en el 2004, cuando votamos sólo dos días después de un grandioso atentado y de las burdas manipulaciones del gobierno de turno. El momento influye. Parece que todos los partidos han pensado en ello y han hecho sus cálculos en clave interna y de reparto del poder, teniendo en cuenta este elemento. Creo que no han estado a la altura de las circunstancias ni de sus responsabilidades; el momento que vivimos merecía más consideración con la ciudadanía y más altura de miras.


Dicho lo cual, no debe verse como un drama que volvamos a las urnas. El verdadero desastre sería que, con los nuevos resultados en la mano, los partidos fuesen de nuevo incapaces de llegar a acuerdos de gobierno; la diversidad tampoco es el problema.

(Artículo que publico en el número 757 de la revista El Ciervo)

lunes, abril 11, 2016

Tracta de gent gran

Força anys enrere, hi va haver una campanya de les entitats socials i alguns mitjans de comunicació per tal que les administracions intervinguessin de manera contundent per evitar, o fins perseguir, l’ús de menors en la mendicitat. Estava clar que demanar almoina duent un nadó a coll o encarregar-ho directament a un infant oferia rèdits econòmics substancials. Fins i tot es va descobrir, com ha passat en altres llocs i en altres moments històrics, que alguns dels menors que s’utilitzaven per a aquesta activitat ni tan sols no tenien una relació familiar directa amb els adults que se’n beneficiaven.
Sortosament, a Catalunya fa molt de temps que no es veuen infants demanant caritat. Això no treu, certament, que la pobresa infantil hagi crescut en els darrers anys, en paral·lel a la crisi econòmica i a l’augment molt significatiu de la precarietat i l’atur del conjunt de la població. Però, com a mínim, no tenim infants pidolaires.

Avui, però, estem observant la reaparició de la utilització de persones molt vulnerables amb finalitats lucratives.
Principalment, hi ha una multiplicació 1de la presència d’ancians als carrers de Barcelona. Tots ells exhibeixen uns rètols de cartró escrits en un castellà força macarrònic, en el qual hi exposen missatges que solen fer referència a alguna malaltia que els impediria treballar i guanyar-se la vida (si no fos que, per l’edat i d’altres circumstàncies, tampoc ja no tenen gens fàcil l’accés a un treball digne, i no diguem legal). El que més crida l’atenció és que, a més d’estar situats força estratègicament en carrers comercials i de trànsit de vianants, els rètols de cartró són pintats tots amb la mateixa lletra i acostumen a repetir les mateixes malalties o tares físiques al llarg de tot el carrer. D’aquesta manera, si en tal avinguda o passeig el primer captaire que trobem assegura patir d’asma, passarà el mateix amb la resta de demandants de la zona. I igualment si tingués diabetis o patís del cor.

No hi ha dubte que es tracta d’un “negoci” muntat sobre la base de la utilització de persones grans, pel fet que produeixin un efecte més colpidor. I, un cop més, sembla que les autoritats es troben davant del dilema de si cal o no perseguir aquestes pràctiques. Normalment no es fa, això salta a la vista, si hem de jutjar per la presència creixent d’aquest tipus de mendicitat. L’argument del govern municipal sol ser que no es pot “criminalitzar” les persones pobres. Però el què veiem és que, mentrestant, els seus mateixos parents en fan un ús denigrant i els obliguen a exposar-se públicament asseguts al terra i a mostrar la seva misèria moral i material durant jornades que a vegades superen les deu hores.

¿Significa això que a les administracions ja els sembla bé que hi hagi aquest tipus de mendicitat, que han renunciat a posar ordre en una activitat que no poden controlar o és que consideren que la suposada llibertat d’aquests captaires d’edat avançada ha de ser respectada, malgrat els indicis clars d’explotació que hi ha al darrere?

domingo, agosto 09, 2015

Europa, a lo suyo


Europa anda distraída con sus cosas; todas muy importantes y urgentes. Mientras tanto, no muy lejos de nuestras fronteras físicas, mentales y políticas, hay otro mundo que se descompone a mayor velocidad todavía que el nuestro. Miles de personas llaman la puerta desesperadamente cada día para salvar sus vidas y las de sus hijos. La fraternidad ni está ni se la espera. No hay lugar para más gente en este otro inmenso paquebote a la deriva que es nuestro continente. 

En la televisión se suceden sin solución de continuidad las imágenes de hoy mismo en Lampedusa o las de un puñado de cadáveres de negros ahogados en el mar, con reportajes históricos de cuando los refugiados españoles fueron encerrados en campos vallados en las playas de Argelès-sur-Mer en pleno mes de febrero de 1939… o sobre el maltrato y la extinción de judíos en los 40… o sobre los actuales guetos palestinos. La historia se repite y los pueblos casi nunca, salvo honrosas excepciones, se sienten en condiciones de acoger a los perseguidos. Siempre hay otras urgencias.

Hoy se habla mucho de cuotas para inmigrantes pobres que huyen de la miseria y muy poco de cuotas de solidaridad hacia personas que son víctimas de la violencia que genera una geografía en descomposición que hemos contribuido a acelerar desde nuestra cómoda butaca de observadores privilegiados. En realidad estamos llamando cuotas a nuestro propio miedo a salir de la zona de confort. Y mientras, en cubierta, la orquesta sigue interpretando la novena sinfonía.

(artículo que he publicado en la revista El Ciervo de julio-agosto 2015)


martes, febrero 03, 2015

¿En manos de los independientes?

(Artículo que publico hoy en la edición de El País en Catalunya)

[Versió en català: http://cat.elpais.com/cat/2015/02/02/opinion/1422906098_743998.html ]

Pasqual Maragall siempre fue favorable a algo que ahora, de repente, parece haberse puesto de moda: confiar en que personas que no militan en los partidos puedan hacer aportaciones tanto o más interesantes a los equipos de gobierno o a los grupos parlamentarios que los “militantes de escalafón”; y de paso añadir aire fresco y credibilidad a las instituciones políticas. Una diferencia tal vez sea que hoy esta captación de independientes la hagan los dirigentes más por obligación y contando con la aceptación resignada de los aparatos que por convencimiento real. Maragall lo tuvo siempre claro y lo defendió a capa y espada ante unos correligionarios que sólo estuvieron de acuerdo mientras no tuvieron otra opción. Una de las aportaciones de Pasqual Maragall a la política fue el convencimiento de que se estaban generando nuevas exigencias y nuevas dinámicas y que, en consecuencia, había que buscar otras formas y otras respuestas a los retos que se estaban planteando. El mismo prefirió, en un momento dado, someterse con dignidad a la ingestión de la cicuta que le habían preparado desde su propio partido, antes que renunciar a su visión de la política y a su proyecto de ciudad y de país. Perdió una batalla interna contra el anquilosado star system del PSC, pero el tiempo y su obstinación volvieron a colocarle en una posición de fuerza relativa para aspirar a la presidencia de la Generalitat. En realidad, fueron a buscarle a Roma los mismos que le habían defenestrado, convencidos ya de que con él era posible ganar a Jordi Pujol y sin él el pujolismo encontraría un relevo y se mantendría en el poder.

Desde esa posición, Maragall inventó Ciutadans pel Canvi y consiguió algo inimaginable en aquel momento en cualquier  partido político al uso: de los 50 diputados que salieron elegidos en su lista en octubre de 1999 (el mejor resultado del PSC desde 1980 hasta hoy mismo), 15 eran independientes procedentes de actividades y experiencias profesionales muy variadas.

No pretendo analizar en este artículo la contribución de Ciutadans pel Canvi a una nueva visión de la política, con un pie dentro y otro fuera de las instituciones y los partidos y con un cumplimiento estricto del compromiso de no permanecer en el Parlament más allá de dos legislaturas. Pero sí me parece que, visto desde la perspectiva que da el paso del tiempo, también en este aspecto Maragall se avanzó a su tiempo. Hoy podemos comprobar cómo algunos partidos están negociando incluso cual de ellos podrá “apropiarse”  de los independientes supuestamente de mayor prestigio social para enriquecer su candidatura electoral. Y ha llegado a hablarse de la posible existencia de un “partido del president”, experimento que, si no he entendido mal, consistiría en que la lista fuese encabezada por el líder de una coalición  (y actual president) y compuesta después únicamente (o casi) por personas ajenas al partido,  en tanto que referentes sociales más o menos indiscutidos. Salvando las distancias del momento y del objetivo último declarado para la presentación de tal candidatura, se me antoja que en el fondo incluso esta fórmula tiene que ver, finalmente, con la idea subyacente en la creación de Ciutadans pel Canvi. La necesidad de superar la politiquería y la partitocracia que tanto daño han hecho a la Política, con mayúsculas, y la implicación de sectores de población capaces y preparados para echar una mano, en un momento trascendente, a una clase política que no ha hecho más que enredarse en una  gran maraña.

De alguna manera, hasta la aparición y el previsible auge de partidos “de la gente” que se enfrentan a “la casta” tiene algo que ver con aquella visión maragalliana de la política. Es un fenómeno que los propios partidos políticos podían haber evitado si hubiesen estado más atentos a aquellas premoniciones y si hubiesen actuado con más inteligencia y sensibilidad ante lo que estaba ocurriendo a su alrededor; y si hubiesen comprendido que era necesario reformarse y modificar algunas reglas del sistema para hacerlo más abierto, más transparente y más democrático.  Se habrían hecho un favor a sí mismos y, por supuesto, a todos los demás, ahorrándonos de paso el bochorno de que se hicieran evidentes algunas indecencias.

Debe aclararse, sin embargo, que entre la propuesta “maragalliana” de “desprofesionalizar” en parte la política y reforzar al mismo tiempo las instituciones con personas independientes con un determinado bagaje profesional, y la pretensión actual de algunos de dejarla sólo o principalmente en manos de activistas, puede mediar un trecho. Y más si el experimento aparece de repente y no puede garantizar una mínima cohesión interna por falta del necesario debate, ni la puesta en orden de las ideas y programas ni el mínimo recorrido en común necesario. Y las prisas, por regla general, suelen jugar malas pasadas cuando se trata de llevar a cabo alguna acción realmente importante.

domingo, diciembre 14, 2014

Hay Podemos para rato


(Articulo que me ha publicado la revista El Ciervo en el número de noviembre/diciembre 2014)

No voy a ser muy original si afirmo que la repentina aparición de Podemos en el panorama político español, su espectacular ascenso y su previsible consolidación en próximas elecciones son fruto, principalmente, del asco y el hastío que ha producido en la mayoría de una sociedad muy castigada por la crisis el goteo constante de casos de corrupción y despilfarro en los poderes públicos, desde la Corona hasta el último edil del último pueblo.

Es éste un fenómeno propio de la Europa del sur, donde hay una sensación bastante generalizada entre la población de que las clases dirigentes (no sólo los políticos) han forzado la legalidad en beneficio propio durante años y se han enriquecido fraudulentamente a costa de las clases medias y bajas, mientras predicaban unos valores en los que no creían en absoluto. Ahora, además, durante los últimos años, han culpado de la crisis al ciudadano de a pie y le han exigido esfuerzos suplementarios que ellos mismos no estaban dispuestos a realizar. Hay demasiada gente viviendo al límite.

No creo que Podemos pueda ser, por sí solo, la Solución, con mayúsculas, a los graves problemas que aquejan a España. Puede resultar una alternativa interesante en su día, pero desconfío de las fuerzas que se consolidan en pocos meses, a partir de la agregación de personas y grupos que ni siquiera se conocían antes.

Lo que me parece claro, sin embargo, es que los grandes partidos de siempre (la famosa casta) están podridos y no parecen dispuestos a transformar a fondo ni a sí mismos ni al régimen que parieron según su propia conveniencia. Mientras esto no ocurra, tenemos Podemos para rato.