miércoles, julio 14, 2010

Ultramarins i ultramontans

1 comentario:

Manuel dijo...

Una historia de nunca acabar.