jueves, febrero 26, 2009

Las profecías de Vidal-Quadras

El inefable eurodiputado del PP Alejo Vidal-Quadras, escribía hace unos años una columna en El País en la que hablaba de la náusea que le provocaba la "maloliente planta de la corrupción", naturalmente aplicada a la "Administración socialista".

"Todo aquello en lo que creían [los socialistas] y que les ayudaba a comprender el mundo ha sido invalidado por la realidad. Incapaces de confesar su derrota, se han refugiado en las certidumbres más inmediatas: el dinero y el poder", sentenciaba el doctor en Física Atómica. ¿Acaso la explicación que daba entonces Vidal-Quadras fué una clara premonición de la derrota de las teorías ultraliberales y neocon que él mismo defiende y de la senda que iba a tomar su partido?


Y, para terminar, una perla extraída del mismo artículo: "La obsesión igualitaria típica del socialismo -una ordinariez de lo más desagradable- impide el normal funcionamiento de los mecanismos de articulación de las élites, que en una sociedad abierta no están asociados a los privilegios, sino que son fruto del esfuerzo y del mérito".


¡Cráneo privilegiado!

1 comentario:

rouresr dijo...

Es evident que l’Alejo no escriurà ara cap article sobre la corrupció al PP. Però si li pregunten sobre aquesta qüestió, segurament farà el que estan fent tots els de la seva corda, es a dir, “tirar pilotes fora”, sense cap mena d’autocrítica i molt menys de demanar la necessitat de netejar el seu partit. I això es greu. Però encara em sembla més greu que, amb tot el que tenen al d’amunt, passat i present, tingui mig país al seu costat. I d’aquest mig país, una gran majoria son obrers, encara que ells mateixos no s’hi reconeguin com a tals. I això es molt trist. Ja ho va dir Carrillo fa molts anys: “no hay nada más triste que un obrero de derechas”. Això mateix, però d’una manera més contundent, ho diu un personatge del llibre “Campo de Esperanza” d’Antoni Cisteró (aquest llibre explica d’una forma novel•lada, les vicissituds que passà l’equip de rodatge, amb Malraux al front, de la pel•lícula “L’espoir. Sierra de Teruel”), “ser un asno no es sinónimo de revolucionario, al contrario; tiene todos los números para acabar sirviendo a la derecha”.
Antoni R